Paca y José II

Paca sentada en la silla de hierro blanco, miraba a José y respiraba en otra dimensión. Una burbuja de ensimismamiento la separaba de las voces de la Señora García que parloteaba incansable y de José que con una corrección a toda prueba le seguía el hilo.

A intervalos regulares solo la mirada de José esbozando apenas una sonrisa, lograba penetrar en su mundo y arrancarle alguna palabra monosílaba antes de sucumbir a las opiniones, sugerencias, descripciones y recuerdos de juventud de la Señora García, quien lamentaba que doña Nemesia no hubiera podido llegarse hasta ahí. Ni siquiera se percató (como sí lo hizo la dueña de casa) de la grosería de Carmen que irrumpió en el fondo del patio y se metió en su habitación sin saludar a los presentes.

Paca aun seguía sumergida en la esencia de la cuestión: un hombre joven, educado, honesto y bello decía estar enamorado de ella, perfumado e impecable llamaba a la puerta de donde vivía y le llevaba flores. Nada importaba fuera de eso.

__ ¿Paca?

__ ¿Si?

__ ¿Qué te parece?

__ ¿Qué cosa Señora?, Me temo que no oí.

__ ¡Ay estas niñas! ¡Que José está proponiendo cortejarte formalmente, hija! quiere acompañarnos el próximo domingo a misa, y visitarte entre semana.

__ Pues me parece bien.

__ ¿Vio José que le dije?, Paca está encantada de que usted la corteje, si es que qué muchacha se atrevería a rechazar a un joven tan educado y tan buen mozo como usted?

Uno de esos momentos en que las sonrisas apuntan al piso y el silencio incomoda a todos menos a quien debiera coronó el momento. Paca lo sorteó levantándose para ir a buscar más pastelitos a la cocina. José la siguió con la mirada mientras hacía oídos sordos a una nueva incursión de la Señora García, ansiaba tanto poder dialogar con Paca…pero tal y como estaban las cosas le sería imposible. A menos que en la próxima visita lograra convencer a su tía de que lo acompañe para distraer a la mujer gorda, y así permitirle intercambiar algunas palabras con Paca. ¡Eso haría!.

Como la estrategia ya estaba diseñada y el permiso de cortejo ya estaba otorgado, decidió poner fin a esa tarde que empezaba a tornarse difícil de sostener. Cuando Paca regresó, se disculpó por partir argumentando que “asuntos pendientes con su tío lo demandaban” y, prometiendo volver antes del domingo, besó las manos de las dos mujeres (la de Paca con más ternura y entrega, mirándola a los ojos mientras disfrutaba enormemente del contacto que sus labios hacían con la fina piel blanca y fría de las manos pequeñas) y partió no sin evitar que lo acompañaran hasta la puerta igualmente embelesadas.

“En menos de lo que canta un gallo te va a ofrecer compromiso y pedirte en matrimonio mi niña“, dijo casi en un suspiro la Señora García, con un brillo enajenado en los ojos idos, imaginando vaya uno a saber qué cosas. Paca no dijo nada, continuaba reservada y con esa sonrisa a medio camino.

__ Pero antes que nada (comenzó a bufar con muchos aires) mejor voy a hablar con esta muchacha. Siempre supe lo rústica que era, aunque una cosa es que sea bruta y otra que sea tan grosera con nuestros invitados. No vaya a ser cosa de que un día de estos nos haga pasar un papelón mayor.

__ ¿De qué está usted hablando?. Paca volvió a conectarse con el entorno debido a un presentimiento desagradable.

__ ¡De Carmen hija!, ¿Qué no la viste?: entró al patio como salvaje y sin dirigirnos un saludo siquiera se metió en su pieza. Si nunca aprendió modales, alguien se los tiene que mostrar.

__ ¡Mejor déjeme a mí! (Y ahí estaba el peligro que Paca presentía). Conociendo el carácter de su amiga y lo exaltada que estaba la Señora, mejor que fuera ella quien hablara con Carmen y apaciguara las cosas antes que hubiera tormenta.

__ ¡Pero no hija! Si ya se sabe la clase de muchacha que es esta…me

__ Mejor voy yo, en serio. Déjeme que yo le diga, y en todo caso, si no tengo éxito pues va usted.

A regañadientes la Señora García conformó a Paca quien hacía rato que no oponía gran voluntad. Ni bien la primera se fue a descansar a su habitación (le dolían muchísimos los pies por la caminata de la tarde y esa fue la causa en parte de que diera el gusto a Paca), la segunda con alivio y felicidad cruzó a pasos largos y entusiastas el patio, golpeó a la puerta de la pieza de Carmen, solo para encontrar la furia de esta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en José Montenegro, Paca Nuñez. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Paca y José II

  1. Ernesto dijo:

    Manejas el relato como si fuera un bailes, nos meces de una a otra pareja de posibles enamorados, todos diferentes, con emociones totalmente distintas y formas de amar, o de intentar hacerlo que reflejan las personalidades de cada personaje.

    Sigues teniéndonos pendientes y en tensión por ver como irá discurriendo la acción. Nos has embrujado con ella, Claudia.

    Besos.

    • Qué de ánimo todo junto en tus palabras querido Ernesto! Y cuánto se agradece! De lo mejor para uno es saber que los matices se notan, que las diferencias en los personajes son palpables y evidentes y ni hablar de que se mantenga el interés! Es complicado para uno mantener la acción sin abrumar en acontecimientos con pocas palabras.
      Solo puedo decirte Gracias, gracias y mandarte un beso enorme!

  2. chrieseli dijo:

    Creo que te lo dije en una entrada anterior. Manejas con precisión el diálogo y nos haces partícipes de cada escena, de cada inflexión en las voces de tus personajes. Tiene algo de cinematográfica esta entrada.
    El suspenso al final, no te lo perdono bajo ningún punto de vista 🙂
    Un abrazote y te espero, porque me gustó, me gusta y me seguirá gustando

    • Ante todo gracias por señalar lo de los diálogos…Minicarver en un post anterior me hizo notar su ausencia, y yo presto muchísima atención a los que saben.
      Me permito molestarte con una pregunta: el hecho de que tiene “algo de cinematográfica”…es por la ambientación, por cómo discurre saltando de una situación a otra o porque te parece un script?. Ya sabés cuánto valoro tu opinión querida amiga.
      Lamento no cnseguir tu perdón por este final, pero confío que con la próxima entrega lo he de conseguir. Un abrazo enorme!!

  3. annefatosme dijo:

    El relato fluye natural como la vida misma, los diálogos son muy buenos y los ademanes y sentimientos de Paca y José están expuestos con la delicadeza que les corresponden. En cuanto a la señora García cada vez me cae peor. La tengo atragantada!
    Un abrazo,

    • Yo también tengo atragantada a la Señora García Anne!! Cuando no la aguante más, veremos cómo la sacamos del medio! je,je,je…Paca y José tienen un espíritu delicado y sensible, son algo influenciables (más Paca), por eso el acento en sus ademanes.
      Un abrazo bella Anne! Y gracias por seguir pasando por acá!

  4. javi dijo:

    La historia de Paca y Carmen sigue atrallendome como el primer dia. Don Jose parece un corderito pero no me fio ni un pelo de lo que puede ser en privado.

    • Don José apenas se está presentando Javi!, ya veremos por dónde y cómo va llendo. La idea última es que sea una persona con su cuota de bueno y malo, como todos. Me alegro mucho que te sigan dando ganas de leer esto que por aquí se va escribiendo, pasito a pasito. Un fuerte abrazo!

  5. zambullida dijo:

    Tiene razón Ernesto: la historia fluye y fluye y, sobre todo, atrapa. Sigue con ello, Claudia ¿Has pensado alguna vez en escribir un guión?

    • Gracias por la apreciación Zambullida! Para serte honesta: he pensado en escribir tantas cosas…tengo escritas otras tantas…pero talentos infinitamente más grandes que el mío abundadan por acá y nunca me lo he planteado con suficiente rigor y seriedad. Tal vez cuando esto tenga un buen tramo, si me animo, vea cómo es eso de emprender el camino por las editoriales y presentarlo a quien decide qué se publica y cómo. Llegado el momento, prometo que avisaré del asunto si llegara a darse. Por lo pronto, gracias nuevamente por estar y por leer. Un fuerte abrazo!

  6. MX dijo:

    Bueno, de a poco me voy poniendo al día con estas entregas. Va muy bien eh, igual confieso que tengo que releer capítulos anteriores… 🙂
    Buena suerte y más que suerte!

    • No se haga problema estimadísimo MX….una va probando y de eso se trata esto de observar y aprender. No sale (no hay cómo poner en este formato lo que quiero que salga), pero valió la pena probar. No falta mucho para estas entregas, y a lo mejor el año que viene me pongo a vomitar cosas como usted. Un fuerte abrazo, con admiración, y acuérdese de los pobres cuando sea famoso…jejeje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s