Disculpas

Uno a veces debe irremediablemente elegir entre todo lo que quiere hacer y todo lo que puede. Pues este es mi caso por estos días. Como siempre, quiero hacer más cosas de las que puedo y como hoy por hoy no puedo con todo, me decido por las más inmediatas, las más cercanas a mi cotidiano, las que me satisfacen los sentidos y el alma en sus bases más primarias pero que son las que ofician de ancla en esta vida, al menos para mí.
Por eso no puedo seguir con las publicaciones regulares en un blog, lo que no quiere decir que deje de darme el gusto de disfrutar de los excelentes espacios de mis queridos amigos (y de amigos suyos que han tenido la generosidad de acercarse recientemente a este blog, como Ruben García, ni mucho menos que deje de escribir.
Ya he mencionado anteriormente que estoy “tapada de cosas” por hacer y cada una demanda su tiempo. Además tengo como mandamiento un llamado de atención marcado a fuego por mi madre desde la primera infancia “las cosas se hacen bien o no se hacen”…y este blog es lo que hoy por hoy no puedo hacer bien (no como yo quisiera). Todo ha cambiado en mi entorno particular desde que empecé los blogs hasta hoy y también en el momento social de mi país, momento del que no solo quiero ser espectadora, sino testigo concienzuda, cuando no participante directa. Así que con mi escaso tiempo libre, a la pila de libros por leer, de apuntes por estudiar sobre cosas que quiero y necesito aprender, de películas interesantes por ver, se me suma una pila de información por asimilar de tal forma que el tiempo que puedo dedicar a esta actividad prefiero invertirlo en seguir disfrutando de espacios amigos.
Como ya dije, no puedo seguir manteniendo este espacio, pero si voy a seguir visitando a los amigos (y comentando por supuesto).
Ahora bien, a mí no me gusta mucho que me dejen las historias huérfanas, que una cosa son los finales abiertos y otra quedarse a la mitad de una historia sin saber qué pasó con sus personajes, así que acá escribo un pequeño extracto sobre lo que ocurrió con Carmen y Paca:
GRACIAS A TODOS Y LOS VEO EN SUS BLOGS!

Luego de la pelea, Carmen y Paca pasaron a ser como dos personas que apenas se conocen. La Señora García quedó viuda el día de la pelea y murió al poco tiempo, semanas después que se casó Paca con José y se fueron a vivir al pueblo grande más cercano.
Carmen se casó con Lorenzo y fueron inmensamente prósperos en esas tierras: se centraron en la cría de animales, montaron un tambo que abastecía un amplio y vasto territorio de la zona sur de la provincia.
Paca fue reconocida por una antiguo paisano suyo que la puso en contacto con una hermana (Ana) de España, tan perdida como ella, que quería venir para estas tierras y así fue que la trajo a sus pagos. Ana se casó con el medio hermano de José (Henry) quien había sido criado por su madre y fue conocido como “el Vasco Henry” (aunque nadie supo nunca exactamente dónde había nacido), un hombre bueno, que se negaba a hablar en español y se mantenía firme en su intrincado dialecto.
Lorenzo encontró a un primo suyo que andaba por esas tierras buscando instalarse con su flamante esposa Catalina Salvatierra y terminaron en una pequeña parcela lindera con las tierras de Lorenzo y Paca quienes a esas alturas habían incrementado sus propiedades comprando los lotes vecinos.
Paca y José llevaban una vida modesta y monótona, sin lujos, ni comodidades, ni grandes carencias. Tuvieron 5 hijos en los 7 años que duró su matrimonio hasta que José murió de repente, joven, nunca se supo por qué.
Seis meses después de la muerte de José sobreviene la muerte de la hermana de Paca en el momento en que paría a su sexto hijo.
Cinco meses después de eso Paca y Henry se casan, venden todas sus propiedades y compran un islote pequeño en el río que atravesaba el pueblo, donde se dedican a trabajar los frutales. Amalgaman la familia asegurándose que cada tarea sea realizada por un hijo de Henry y uno de Paca, sin diferencias. Tuvieron 5 hijos más.
Paca se sintió perdidamente enamorada de José, tanto como después se sintió enamorada de Henry. Los dos fueron hombres buenos con ella (único requisito que Paca necesitaba para enamorarse), así que puede decirse que fue feliz.
Carmen y Lorenzo tuvieron unos siete hijos (y se rumorea que algún otro tuvo por ahí Lorenzo a lo largo de los años). El tiempo con ellos no fue benévolo. La misma pasión y arrebato que los unió al principio, los fue distanciando, avinagrando después. Lorenzo comenzó el círculo vicioso de jugar por las noches en un garito del pueblo, Paca se enfurecía, Lorenzo se ensimismaba más y seguía jugando y así en una espiral descendente que los sumió en la más absoluta miseria en poco tiempo, Más de la mitad de lo que había acumulado, lo perdió en el juego. Las tierras y sus títulos los perdió por una estafa que le hizo su primo y la esposa de este, quienes aprovechándose de un momento de depresión y de su escaso conocimiento, luego de emborracharlo (que poco le costaba a Lorenzo) le hicieron firmar un documento mediante el cual ellos se quedaban con los títulos de las tierras.
Lorenzo murió o se dejó morir pocos meses después de que perdió todo. Le explotó el corazón en el pecho de amargura. Paca trabajaba de lo que podía, limpiando casas mayormente, y sus hijos de mandaderos, o peones, o lo que pudieran y así fue como se fueron desparramando temprano por estas vastas tierras. Solo uno se quedó en el pueblo y vivió con ella hasta el final de sus días, los que pasó sobrellevando una vejez larga y dolorida, con más dolores del alma que del cuerpo los cuales calmaba con unas botellas de ginebra que escondía en los aljibes.
Mucho, pero mucho tiempo después de todo esto, sobre un entramado de historias muy, muy humanas (con todas sus glorias y miserias dándoles cuerpo) una nieta de Paca se casó con un nieto de Carmen y tuvieron entre sus dos hijos a quien hoy escribe estas lineas, y se despide de las publicaciones en los Blogs, mientras va tratando, entre otras cosas, de aprender mucho para poder plasmar estas historias en otro formato.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Disculpas

  1. Luis Irles dijo:

    Querida Claudia: Quiero desearte una muy feliz Navidad y un prometedor nuevo año. Espero que ambos podamos retornar a nuestros respectivos blogs en un plazo no muy lejano.
    Te envío un fuerte abrazo.
    Luis

  2. pipermenta dijo:

    Mi querida Clau, como me encuentro en tus mismas circunstancias te diré que te entiendo. Como tú yo ando también liada con las cosas terrenales que demandan más tiempo del debido. Me alegra mucho saber que estás bien y que tu vida se ensancha. No es tan malo vivir.
    Espero que seas muy feliz y te deseo una maravillosa navidad para ti y todos los tuyos.
    PD: Me ha impresionado tu historia, pero sobretodo la sorpresa de tu final.
    Muchos besos, niña.

    • Piper! un alegrón reencontrarte!, como dije seguiré dando vueltas. Para mí vivir es lo más maravilloso!… e inevitable que uno deba ir escogiendo.
      Me alegro que te haya gustado la historia, me hubiera encantado desarrollarla más pero un Blog no es el espacio adecuado para ella, o al menos para lo que yo tengo en mente. Nos seguiremos cruzando por aquí, pues yo seguiré dando vueltas :).
      Un abrazo fuerte y las mejores fiestas para vos y tu gente!

  3. annefatosme dijo:

    Un árbol genealógico muy bien tramado y narrado! Creo que vas a ser una gran escritora, adelante con ello! Te deseo una muy feliz Navidad y una vida llena de alegrías.
    Un montón de besos y abrazos a mi querida amiga Claudia.

    • Gracias Anne!, por todo…no sé si seré escritora (obviamente que lo desparramo a los cuatro vientos si llega a ser)…lo cierto es que yo desde chica solo aspiro a ser feliz de a ratos (que si es todo el tiempo uno es un tonto alegre nomás) y como lo vengo logrando hace rato, me doy por más que satisfecha con cómo voy llevando el timón de las cosas. T&e sigo leyendo (obviamente!) y que estas fiestas (y este año que va a empezar) sea bien bello con vos! Otro montón de besos y abrazos para vos!

  4. Ernesto dijo:

    Querida Claudia, gracias por todo, por tu explicación, por el final de la historia, que como ya se ha señalado denota que eres una buena “manejadora de las palabras” y te augura un puesto importante como escritora, por tu vida futura llena de proyectos enriquecedores, y lo más importante, por hacernos sentir que formamaos parte de “tu gente”, por tu amistad.

    Felices cambios, disfruta de la vida como te mereces y se muy, muy feliz. Por mi parte, a pesar de que se que te extrañaré en tu blog, sabes que sigues aquí y se que continuaremos en contacto.

    Millones de besos.

    • Gracias Ernesto! También reitero lo dicho a Anne: soy feliz de a ratos (y eso me deja más que conforme) y veremos en que desemboca en qué desemboca este sueño de escribir, por lo pronto para mí es una realidad desde chica así que no pararé de hacerlo. Por supuesto que seguiré fiel, dando vueltas por este barrio nuestro, disfrutando del trabajo de ustedes y apoyando sus ideas (de las cuales me nutrro yo también!).
      Pilones de besos y abrazos para vos también, y me parece oportuno el momento para decirte GRACIAS por tu apoyo no solo desde el inicio sino constante.

  5. MX dijo:

    Nada de disculpas! No son en absoluto necesarias!
    Me pareció genial el desarrollo posterior de la historia, y el ritmo que le metiste al “super” resumen es genial.
    Haga sus cosas, Señora Claudia, que acá estaremos esperando la vuelta. (“dicen que estoy volviendo…”)
    Un beso!

    • Ojalá haya una vuelta Mx! Si puedo, será con gusto anunciada!, por lo pronto, yo me quedo acá dando vueltas por sus escritos, disfrutando, aprendiendo y comentando! Ya lo dicho: pa’hacer las cosas mal, mejor no hacerlas…así que me aboco solo a las que puedo abarcar!
      Un beso grande y te sigo leyendo!

  6. blopas dijo:

    Coincido con el Sr. MX, las disculpas no son necesarias. Varios de nosotros sabemos que la vida por estos rincones del mundo no es fácil. Igualmente, aquí estaremos esperando por el regreso de nuevas historias cuando sea el momento adecuado, cuando en tu interior hayan alcanzado la temperatura del sol y tengas que dajarlas salir para abrasarnos las cabezas.

    Sin embargo, no es menor la tarea de seguir visitando blogs amigos. Más allá del placer que pueda representarnos su lectura, en mi opinión es tan importante escribir buenas historias como dejar comentarios. Para mí, los comments son palmadas en el hombro, son estímulos aun cuando los pulgares apunten al suelo, son plutonio para el condensador de flujo del Delorean. Me consta que los tuyos son excelentes y será una alegría seguir recibiéndolos.

    ¡Que la fuerza te acompañe!

    • Ya lo sé Blopas! por eso, como no me da para todo, prefiero usar mi tiempo destinado a esto en seguir visitando sus espacios y dejando coments (comparto absolutamente tu idea sobre el comentar, es un aliento, es un “no ir a ciegas, es confirmar que están los otros del otro lado”), por eso los elijo a ustedes, todos juntos!
      Te juro que la fuerza me acompaña desde hace rato (y espero que no me abandone!!!!!)….al infinito y más allá 😉 .
      Un gran, gran abrazo y te sigo leyendo!

  7. minicarver dijo:

    felicidades en estas fiestas de diciembre y la mejor de las suertes en tus ocupaciones. Un abrazo !!!

  8. chrieseli dijo:

    No se diga adiós sino hasta luego. Un abrazo querida. Nos vemos en esta gran blogósfera. Un honor estar entre tus leídos.
    Con el cariño se siempre.

  9. Concha Huerta dijo:

    LLego tarde no tardísimo. Si que siento que estes ahora más liada aunque es cierto que esto del blog requiere mucho tiempo que a veces sencillamente no tenemos. Un abrazo

  10. A.B. dijo:

    Mi estimada Claudia

    Yo también he estado ausente de mi blog por algún tiempo debido a las prioridades tal como lo describes, por eso hasta hoy leo tu declaración, tómate el tiempo que necesites que aquí estaremos tus lectores esperando tu regreso, mientras tanto te deseo lo mejor y no abandones nunca tus sueños, que son lo que alimenta el alma.

    Te mando un afectuoso abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s